Las diferentes etapas de la Enfermedad Periodontal

La enfermedad periodontal afecta al 50% de las personas mayores de 30 años. Puede provocar la pérdida de dientes, la necesidad de prótesis dentales y una serie de problemas de salud adicionales. Debido a su gravedad potencial, es importante que se trate con seriedad, a pesar de lo común que es la enfermedad. No discrimina y puede afectar a cualquier persona de cualquier edad o sexo.

¿Qué es la enfermedad periodontal?

La enfermedad periodontal es una infección de las encías y el hueso que rodea a los dientes. Por ello afecta, no sólo a las encías, sino también al hueso maxilar destruyéndolo por lo que lleva a la pérdida de dientes, y en ocasiones, debido al paso de bacterias a la sangre a producir o agravar ciertas enfermedades sistémicas a nivel general.

salud dental

La causa de esta enfermedad periodontal es la infección por bacterias acumuladas en la placa dental bacteriana, en ocasiones acelerada o modulada por la respuesta de huésped a esa infección y malos hábitos no saludables. En general es el resultado de una técnica de cepillado  dental, especialmente en los espacios interproximales, es decir, entre diente y diente, por ejemplo la falta de uso del hilo dental.

La enfermedad periodontal se produce después de que la placa se ha acumulado, cambiando a lo largo de los días los tipos de bacterias que la componen a unas mucho más patógenas; y a la formación de un sarro o cálculo por calcificación de esta placa, que se va formando a nivel subgingival pegándose  al cemento radicular, al que también infectan.

Hay cuatro etapas generales de la enfermedad periodontal, y sólo una es reversible.

Causas de la enfermedad periodontal

La causa de la enfermedad periodontal se reducen a las bacterias. Si la placa y el sarro no se eliminan con regularidad (utilizando buenos hábitos de cepillado y uso del hilo dental a diario, así como limpiezas dentales profesionales periódicas), se producirá la enfermedad periodontal. El tabaquismo es el factor de riesgo más importante y puede hacer que el tratamiento de la enfermedad periodontal sea menos eficaz. Otros factores que aumentan el riesgo de padecer la enfermedad periodontal son los medicamentos que reducen el flujo natural de saliva, la genética, los cambios hormonales y ciertas     enfermedades como la diabetes.

Etapas de la enfermedad periodontal

La enfermedad periodontal se divide en cuatro etapas distintas: gingivitis, enfermedad periodontal leve, enfermedad periodontal moderada y enfermedad periodontal avanzada.

Gingivitis

gingivitisLa gingivitis es la única etapa de la enfermedad periodontal que es reversible, ya que aún no ha tenido tiempo de atacar los huesos. Es el resultado de la acumulación de placa alrededor de los dientes. En esta fase sólo hay unos pocos signos y la mayoría son indoloros. Esto es lo que hace que la enfermedad periodontal sea tan común y tan preocupante. Es silenciosa hasta que deja de serlo.

La enfermedad periodontal no suele romper su «silencio» hasta la cuarta y última etapa. Los primeros signos a los que hay que prestar atención son el mal aliento ocasional, la inflamación y el enrojecimiento de las encías, y el sangrado al cepillarse o utilizar el hilo dental. Una limpieza bucal, una buena higiene bucal general y las revisiones periódicas pueden tratar y revertir la gingivitis.

Enfermedad periodontal leve

periodontitis inicialLa enfermedad periodontal leve es la segunda fase de la enfermedad periodontal. No es reversible, pero es manejable. Una vez que el paciente llega a la segunda etapa, la infección se ha extendido al hueso y comienza su proceso de destrucción ósea. Las bacterias evolucionan y se vuelven más agresivas, lo que provoca la pérdida adicional de hueso. La simple higiene bucal ya no es suficiente.

Los signos incluyen un aumento de la inflamación o el enrojecimiento de las encías, mal aliento, sangrado durante el cepillado o el uso del hilo dental y profundidades de sondaje de entre cuatro y cinco milímetros, y en ocasiones empieza a haber pequeña recesión de las encías. El tratamiento consiste en un Raspado y Alisado Radicular con anestesia, en ocasiones acompañado de una antibioterapia,  instrucciones de higiene oral y citas periódicas de Mantenimiento periodontal.

Enfermedad periodontal moderada

Al igual que la enfermedad periodontal leve, la tercera etapa de la enfermedad periodontal no puede revertirse. En la tercera etapa, se presentan los mismos síntomas que en la segunda, pero la profundidad de sondaje es mayor, de seis a siete milímetros, lo que permite que más bacterias ataquen, no sólo los huesos, sino también el torrente sanguíneo y el sistema inmunitario.  Ya existe una recesión a nivel de encías.

periodontitis moderada

El tratamiento de la enfermedad periodontal en esta etapa consiste en el raspado y el alisado radicular y cirugías periodontales en las piezas con un sondaje superior a 5 mm. El raspado y el alisado radicular son formas de eliminación profunda del cálculo subgingival infectado que están en forma de acúmulos endurecidos pegados a las raíces dentales a nivel subgingival. Si no se trata, estas etapas pueden progresar a la pérdida de hueso y dientes, la sensibilidad de las encías, el aumento de sangrado, y el desplazamiento de los dientes.

Enfermedad periodontal avanzada

La etapa final de la enfermedad periodontal se produce cuando la infección se profundiza aún más y las bacterias, una vez más, se convierten en bacterias causantes de enfermedades. Ahora se corre un riesgo del 50% al 90% de pérdida de los dientes. Además de la pérdida de hueso, la enfermedad periodontal avanzada provoca encías rojas e hinchadas que rezuman pus, sensibilidad al frío, mayor aflojamiento de los dientes en con apertura en abanico de los dientes anteriores, dolor al masticar y halitosis grave.

periodontitis avanzadaEsta etapa requiere un tratamiento periodontal avanzado con Raspados y Alisados Radiculares, Cirugía Periodontal en las piezas dentales que no hayan perdido excesivo hueso, posible Cirugías de Regeneración Tisular, y alguna extracción de piezas con mal pronóstico y sustitución de ellas con implantes. Si no se trata, la cuarta fase de la enfermedad periodontal provoca espacios o huecos entre los dientes, recesión de las encías, necesidad de prótesis dentales y otros problemas de salud generales que pueden ser graves.

Tratar la enfermedad periodontal rápidamente es de suma importancia. La programación de revisiones y limpiezas regulares y la práctica de buenos hábitos de higiene oral diaria pueden evitar que se sufra la enfermedad periodontal y/o pueden ayudar a detener la progresión de la enfermedad periodontal.