Carillas dentales

Dentro de la odontología estética, las carillas dentales son uno de los tratamientos más solicitados en la actualidad. De hecho, cada vez son más los pacientes que optan por esta alternativa, gracias a la cual se consigue una sonrisa mucho más joven y bonita, y todo ello con un proceso rápido y con los mejores resultados, devolviendo a la sonrisa una apariencia perfecta.

Qué son las carillas dentales

Las carillas dentales son unas láminas muy finas que se adhieren en la parte exterior del diente, de manera que se consigue una mejora muy sustancial a nivel estético.

Hay que tener en cuenta que las carillas no tienen un cometido funcional, es decir, están diseñadas para renovar el aspecto del diente, logrando una mayor armonía entre todas las piezas, y un color, tamaño y forma ideales, e inspirados en las características de la sonrisa y la mandíbula del paciente.

Es por ello que las carillas se crean en exclusiva para cada paciente, consiguiendo de esta forma la máxima naturalidad.

carillas-dentales-en-elche

 

Tipos de carillas dentales

En la actualidad existen dos tipos de carillas dentales principales que son:

• Carillas de porcelana:

Son también conocidas como carillas cerámicas, y pueden ser ultra finas, que ofrecen una mayor calidad y durabilidad, o de circonio, con una gran resistencia.

Carillas de composite:

Son menos duraderas que las anteriores, por lo que están especialmente indicadas para casos específicos, como pacientes muy jóvenes cuyos dientes todavía van a ir evolucionando de forma más marcada, o en aquellos trabajos en los que las correcciones son muy sencillas y menos representativas.

carillas-dentales-en-alicante

Cómo se colocan estas láminas dentales

Recordamos que las carillas dentales son láminas que se diseñan específicamente para cada paciente, de manera que se consigue una adaptación perfecta y la máxima naturalidad.

En el caso de las carillas cerámicas, se diseñan en el laboratorio con el tamaño exacto, de manera que el odontólogo tan sólo se tiene que encargar de su colocación, mientras que en el resto de casos, será el propio dentista el que irá moldeando el material sobre la pieza para conseguir el máximo realismo posible.

Sin embargo, cabe destacar que las carillas de composite son más rápidas y fáciles de colocar que las de cerámica, pero en cualquier caso los resultados van a ser sorprendentes.

Antes de su colocación, es recomendable realizar una completa limpieza dental y, en algunos casos, también se recomienda el blanqueamiento dental, consiguiendo de esta forma un mejor resultado.

La unión entre la carilla y el diente se llevará a cabo a través de un cementado, con un producto especial que garantiza la adhesión por muchos años.

Es importante tener en cuenta que este producto no daña en absoluto los dientes, pero para la colocación de las carillas dentales será necesario en algunos casos llevar a cabo un desgaste o tallado del diente.

Dicho tallado suele ser algo más acentuado en el caso de las de porcelana, aunque cabe destacar que no siempre se tiene que realizar, sino que dependerá de cada paciente, la posición del diente y sus características.

En la mayor parte de casos, se trata de un simple perfilado o contorneado que no va a requerir ningún tipo de anestesia.

En definitiva, las carillas dentales son un sistema rápido, económico y sencillo de conseguir una sonrisa estética y mucho más rejuvenecida, y para ello existen diferentes alternativas que es importante que valores con tu odontólogo de confianza.